Buscar

Volver

Palabras clave:

Periodo Desde: (yyyy-mm-dd)

Hasta: (yyyy-mm-dd)


Las principales cifras de la Distribución Comercial Minorista en la Comunitat Valenciana 2015.

 

En 2015 la Comunitat Valenciana contaba con 64.054 locales comerciales minoristas, 3.675 locales menos que en 2010, según datos del informe “Informe Anual de la Distribución Comercial Minorista de la Comunitat Valenciana, año 2015”, realizado por la Oficina Comercio y Territorio – PATECO.

A pesar de esta disminución en el número de locales, y a la vista de los resultados de la Contabilidad Regional del INE, se llega a la conclusión de que la actividad comercial (comercio al por mayor, comercio al por menor y reparación), junto al transporte y almacenamiento y la hostelería en la Comunitat Valenciana ha mejorado su aportación a la riqueza regional entre el año 2010 y 2015, pasando del 23,6% (Valor Añadido Bruto a precios de mercado) al 25,3%; a nivel nacional esta aportación es del 22,5% (2010)  y 24,5% (2015).

El sector comercial valenciano con 359.780 afiliaciones representó el 21,3% del total de afiliaciones en la economía valenciana. El número de afiliados en el comercio minorista se situó en 199.399, representando el 11,8% del total de afiliados a la economía.

En el año 2015 el empleo asalariado en el comercio minorista valenciano experimentó un avance del 4,3% en tanto que el empleo autónomo iniciaba una fase de estancamiento, con una reducción del 0,2%. Estas cifras muestran un cambio de tendencia en el mercado laboral en el comercio minorista ya que durante el periodo 2009-2014 actuó como sector refugio, contribuyendo al autoempleo y desde finales de 2014, a medida que la economía inició una etapa de recuperación, el empleo asalariado ha protagonizado la creación de empleo.

La estimación del volumen de negocio del comercio minorista valenciano en 2015 es de 22.249 millones de euros. Se estima que la facturación del comercio minorista valenciana se ha incrementado en 2015 un 5% respecto al año anterior. Este incremento de las ventas ha sido superior que en España (3,6%).

En cuanto al peso del comercio al por menor, las empresas minoristas representan un 15,2% del total de empresas valencianas, con un total de 51.676 (un 7,2% menos que en 2010). El 53,7% de las empresas comerciales minoristas no cuentan con asalariados y un 42,9% de las empresas cuentan con menos de 6 asalariados.

El gasto total en bienes comercializados en el comercio minorista ascendió a 15.716 millones de euros, lo que supuso el 31,5% del gasto total en bienes y servicios. Desde el año 2007, los valencianos han destinado un 16,5% menos de gasto a la adquisición de productos comercializados en el comercio minorista.

Además del gasto de los residentes valencianos, la Comunitat Valenciana recibió en 2015 más de 22,9 millones de turistas que realizaron más de 163 millones de pernoctaciones. El gasto que estos turistas realizan en el comercio minorista valenciano se ha estimado en 912 millones de euros.

Las 339.533 empresas ubicadas en la Comunitat Valenciana en 2015 realizaron un gasto estimado en el comercio minorista valenciano de 1.268 millones de euros. La gran mayoría de este gasto procede de las empresas de restauración y hostelería vinculadas con el turismo.

Perspectivas de futuro y retos para la actividad comercial.

En los próximos años, el reto del sector de la distribución comercial será saber captar y aprovechar las oportunidades que le brinda el nuevo entorno normativo, económico, social y tecnológico.

Una de las cuestiones claves del sector del comercio será conectar y empatizar con las necesidades de los nuevos consumidores. Los cambios sociales que están afectando al cambio de hábitos de compra vienen de la mano de:

  • El envejecimiento de la población que marcará el consumo en los próximos años, poniendo en valor temas como la salud, las tecnologías que faciliten el acceso al punto de venta o la compra online o la proximidad, entre otros.
  • La colaboración como filosofía de consumo. Constituye un valor en auge entre los jóvenes y antepone el uso a la propiedad. Esta corriente ha propiciado el desarrollo de negocios de economía colaborativa en el que el beneficiario es un particular y no un comerciante. Es previsible que en los próximos años surjan nuevas oportunidades de negocio colaborativo.
  • El consumidor como prescriptor se convierte en el actor principal del proceso de compra compartiendo opiniones sobre los productos que adquiere o su experiencia de compra.
  • Los consumidores sobreconectados. El 30% de la población son nativos digitales, caracterizados por el uso de varios dispositivos de forma simultánea. Para ellos, lo virtual y lo real son una sola cosa, lo que ha incidido en el modo de consumir, en los horarios de consumo y en la percepción de los espacios comunes. El punto de venta deja de ser un lugar de intercambio y pasa a ser un lugar de encuentro donde vivir experiencias.
  • Consumo responsable. El consumidor cada vez más consciente de la necesidad de preservar el medio en el que vive, está adoptando una actitud proactiva y apostando por un consumo responsable y sostenible.
  • El turista como consumidor. El turismo constituye un sector estratégico para la economía y ha constituido una de las principales palancas de la recuperación económica tanto en España como en la Comunitat Valenciana. El turista, más allá de consumir servicios, cada vez más se ha convertido en un turista comprador, especialmente en ciudades de tamaño medio y grande. Constituye una oportunidad para el comercio, tanto de bienes ocasionales como de consumo cotidiano debido a la importancia que sigue teniendo el turismo de segunda residencia en la Comunitat Valenciana.

 

Documentación Asociada