Buscar

Los obstáculos económicos de China no detienen el consumo el Día de los Solteros.

Mil millones de dólares estadounidenses en un minuto y ocho segundos. 10.000 millones en 29 minutos y 45 segundos. 20.000 millones en seis horas y 28 minutos. A este frenético ritmo, y con 200.000 empresas ofreciendo descuentos en un millón de productos a 500.000 usuarios, las plataformas del gigante del comercio electrónico Alibaba -incluyendo las internacionales Aliexpress y Lazada- alcanzaron este lunes el volumen de ventas registrado el año pasado durante el Día de los Solteros cuando todavía faltaban 7 horas y 29 minutos para concluir la jornada más consumista del ciberespacio.

A pesar de que la economía china registra el menor crecimiento económico desde 1992 y se enfrenta a los efectos de la guerra comercial que le declaró Estados Unidos el año pasado, los consumidores del país más poblado del planeta volvieron a impulsar esta cita, que deja en ridículo a otras como el Black Friday o el Cyber Monday, a récords nunca antes vistos. Solo hicieron falta 18 horas y 31 minutos para que se superase el número de pedidos de 2018, nada menos que 1.042 millones, y el resultado final volvió a dejar boquiabiertos a todos: Alibaba vendió productos por valor de 34.682 millones de euros, un 25% más que el año pasado.

Espectáculo televisivo

Todo comenzó el domingo por la tarde con una megalómana gala televisiva que no se perdió ni la cantante americana Taylor Swift, una de las principales estrellas del evento con el que Alibaba preparó el terreno para una cuenta atrás apoteósica. A partir de medianoche, las actuaciones musicales dieron paso a una gigantesca pantalla en la que lo importante era ver cómo crecía el volumen de transacciones. Porque el Día de los Solteros, que este año celebra su décima edición y la primera sin Jack Ma al frente de la compañía, trasciende la anécdota: para muchos es un buen termómetro del mercado interno de China.

Había dudas sobre la capacidad de Alibaba para batir la cifra del año pasado en la coyuntura actual, no solo porque la segunda economía mundial se resiente sino porque el 11.11 es ya una cita que se ha extendido a todas las plataformas e incluso por el mundo. Las rivales Suning y JD, que el año pasado alcanzó ventas por valor de 23.000 millones de dólares, cada vez dedican más recursos a rascar cuota de mercado con ofertas apetecibles, e incluso en el panorama internacional Aliexpress tiene que hacer frente a los descuentos que ofrecen páginas web como Gearbest.

Hasta empresas españolas como la marca de lencería Women's Secret se han subido al carro y ofrecieron ayer un 30% de descuento en todas sus prendas. La lógica parece clara: si el mundo empresarial ha abrazado eventos similares de Estados Unidos para incrementar las ventas, por qué no hacerlo también con los homólogos chinos.

No obstante, aunque las cifras deslumbran, diferentes vendedores afirman a este periódico que, fuera del Día de los Solteros, las ventas han caído. «Plataformas como Taobao cada vez son más agresivas en la búsqueda de transacciones por medio de promociones y nos obligan a aceptar cupones con descuentos que, en ocasiones, son mayores de lo que nos gustaría. La gente espera al 11.11 y eso hace que octubre sea un mes horrible», comenta una joven que vende accesorios en Taobao.

«Lógicamente, si sé que un día concreto voy a tener descuentos y no me corre prisa, pongo lo que me interesa comprar en el carrito y espero para llevármelo», confirma un usuario, Zhu Meifang, a este periódico. «Este año me he dado menos caprichos y he adquirido productos imperecederos que necesito en abundancia, como pienso para el perro. Tengo la sensación de que se avecinan tiempos duros y ahora prefiero ahorrar. Por lo que veo en las redes sociales, no soy el único», apostilla.