Buscar

Planeta Huerto se muda a San Vicente para ganar metros tras aumentar un 40% sus ventas.

La empresa alicantina Planeta Huerto, uno de los más claros exponentes de ecommerce puro nacido en Alicante en los últimos años y la punta de lanza del comercio eco en la provincia, sigue ganando 'peso'. Tras la entrada en el accionariado de Carrefour, que tal como adelantó Alicante Plaza en su día adquirió la empresa alicantina a través de su filial Greenweez en octubre de 2018, Planeta Huerto prevé cerrar el ejercicio 2019 con un crecimiento en torno al 40% en su volumen de negocio, y se acaba de mudar a unas nuevas instalaciones para ganar capacidad logística.

Así, hace dos meses que Planeta Huerto estrenó sus nuevas instalaciones, un centro logístico en el polígono del Canastell de la localidad de San Vicente del Raspeig. Según explican fuentes de la empresa, se trata de una nave de 7.000 metros cuadrados en la avenida de la industria de la localidad, que ocupan en régimen de alquiler. Este nuevo centro triplica la capacidad logística de la que disponía la empresa en su anterior emplazamiento, en la partida de Bacarot en Alicante (su primer almacén estuvo en la localidad de Mutxamel, cerca de la planta principal de Bonnysa).

El negocio de la startup fundada hace siete años por los hermanos Pablo y Alfonso Sánchez no ha parado de crecer a doble dígito prácticamente desde su primer ejercicio, y este año no será una excepción. Según las mismas fuentes,  Planeta Huerto espera cerrar el año con un volumen de negocio en torno a los 14 millones de euros, con un incremento en la facturación cercano al 40% respecto al año pasado. En este sentido, durante la semana del Black Friday, donde los ecommerces son los auténticos protagonistas, la empresa de los hermanos Sánchez ha doblado el volumen de ventas registrado durante el mismo periodo del pasado año.

El crecimiento de la startup ha sido constante en todos los parámetros, como venía sucediendo ya antes de la entrada de Carrefour en el accionariado. Así, la cartera de clientes ha pasado a cerca de medio millón de consumidores (hace dos años era justo la mitad), mientras las referencias que comercializa han alcanzado las 35.000, con un especial éxito de los alimentos healthy y la línea 'Zero waste', al margen de la línea fundacional de la empresa, la del 'huerto en casa'. En cuanto a la plantilla, ha crecido en paralelo a la capacidad logística y el número de pedidos, ya se sitúa en unos ochenta trabajadores (cuando Cerrefour integró la startup eran medio centenar).

Los hermanos Sánchez recibieron recientemente el premio Alfil, que concede la asociación empresarial Terciario Avanzado, en la categoría de 'Innovación' "por su consistencia, su visión de futuro y su compromiso con el medio ambiente. Por ser una fuente inagotable de ideas innovadoras para cultivar y preservar la vida", según el fallo del jurado. Los fundadores de la empresa mantienen la dirección ejecutiva de Planeta Huerto (que conserva la independencia en la gestión y su marca propia), pese a que el dueño sea ahora el grupo francés. Mientras la análoga Greenweez se centra más en Francia y el norte de Europa, Planeta Huerto controla España y Portugal, dos mercados en los que ya es desde hace dos años la referencia indiscutible.

Como contó Alicante PlazaGreenweez compró Planeta Huerto en septiembre de 2018 y a finales de año tomó el control de la empresa, con la propia firma francesa como administrador único en lugar de los hermanos Sánchez y dos directivos de Carrefour, José Manuel Torres Mora y Juan Francisco Riego Vila, como altos ejecutivos. Planeta Huerto, que nació con el concepto de 'huerto en casa' y la venta de herramientas de jardinería, derivó rápidamente hacia la venta de productos ecológicos y alimentación saludable, un sector en boga en el que la empresa creada por los hermanos Sánchez ha logrado crecer dos dígitos anuales durante los últimos años.

A mediados del año pasado, la empresa decidió 'pisar el suelo' con un showroom itinerante estrenado con motivo del certamen Alicante Gastronómica, así como pop-up stores en los centros de Carrefour en la provincia. No obstante, parece que esta primera experiencia física no va a derivar de momento en una línea de negocio propia, ya que según explican las mismas fuentes "de momento la venta en puntos físicos está parada". La firma tiene, eso sí, un sistema híbrido que permite comprar en la web y recibir el producto en casa, o ir a buscarlo a las instalaciones de Planeta Huerto.