Caminando al futuro: grandes innovaciones para pequeños comercios

El desarrollo tecnológico también es cosa de los negocios de proximidad
La transformación digital en la que está envuelta la sociedad no discrimina entre grandes y pequeños, entre un sector u otro; ejerce su poderosa influencia en todos los ámbitos sociales y económicos. Grandes y pequeñas empresas se ven envueltas en este tsunami que supone la revolución tecnológica en la que vivimos y el comercio no puede quedar al margen.

Se podría pensar que sólo las grandes cadenas comerciales se ven beneficiadas por la introducción de la tecnología, pero los más pequeños, los comercios de cercanía que habitan en las ciudades y pueblos, también pueden y deben aprovechar las ventajas de una tecnología cada vez más asequible y accesible. Además de su trato cercano, de su relación cotidiana con los clientes, la tecnología les puede aportar el “plus” que necesitan para poder competir.

DICA, el programa de digitalización del comercio asturiano, cuyo brazo ejecutor es el Centro Tecnológico CTIC, afronta el reto de impulsar la innovación en el pequeño comercio. Y lo hace desde el convencimiento de que tecnologías disruptivas e innovadoras en las que el centro tecnológico está especializado pueden suponer cambios significativos para los mismos.

Los cuatro demostradores tecnológicos desarrollados en el marco del programa DICA, que de forma itinerante están ya en pleno funcionamiento en la geografía asturiana, ejemplifican muy bien lo que puede significar la innovación tecnológica para el comercio.

Tecnología Blockchain aplicada a la trazabilidad alimentaria para productos identitarios de Asturias (la sidra, el queso, “les fabes”…); probadores virtuales de distintos modelos de gafas, basados en reconocimiento facial del usuario; probadores de ropa inteligentes, que te permiten observar lo adecuado de una blusa o unos pantalones (o de su combinación) usando el móvil o una tablet, sin necesidad de ponerse físicamente las prendas, y permitiendo jugar con distintos colores y tejidos; sistemas inteligentes que avisan de la saturación o no de un establecimiento, tan necesarios en época de pandemia como la que vivimos; visitas a pisos piloto virtuales basados en realidad virtual y aumentada; plataformas agregadas de comercio electrónico para la venta de stocks, que se complementan con ferias presenciales estacionales; sistemas, también agregados, de distribución a domicilio del comercio local. Todos ellos son ejemplos reales que apuntan el camino a seguir en un futuro que ya es presente.

Muchas son las posibles innovaciones tecnológicas, y también no tecnológicas, que están empujando en la puerta de los pequeños comercios. Sobre los estadios más básicos de uso de la tecnología, asociados al uso de las aplicaciones de gestión, a las conocidas TPV, a la disponibilidad de páginas web, a la conexión de internet o al marketing digital, entre otros, se abre ahora un abanico de posibilidades de innovación que irán entrando en el pequeño comercio impulsadas por la disponibilidad de la tecnología, cada vez más barata y fácil de usar, y por el recambio generacional en el propio comercio, con la incorporación de nativos digitales a la gestión de los mismos.
CTIC, como centro tecnológico, está especializado en tecnologías disruptivas en la frontera del conocimiento y asociadas al concepto de inteligencia artificial, entendiendo ésta como la cadena de valor de los datos (obtención y/o generación del dato, procesamiento, almacenamiento y generación de conocimiento a partir de los mismos). Así, tecnologías como IoT, la visión artificial, la realidad virtual y aumentada, el blockchain, la computación cuántica, las arquitecturas de big data, los algoritmos de inteligencia artificial o la web inmersiva, forman parte de nuestro roadmap tecnológico. CTIC Investiga en estas tecnologías y participa en grandes proyectos de investigación nacionales y europeos, como es el caso de los proyectos Cervera. Pero, al mismo tiempo, el centro intenta aportar su conocimiento tecnológico al tejido productivo de pequeñas empresas de nuestra región (y como no, también al comercio), adaptándolo a las necesidades y problemáticas de cada sector. Actúa de observatorio sobre las nuevas tendencias tecnológicas, y de prescriptor de tecnologías orientadas a resolver las necesidades y problemáticas que surgen en el día a día de cada negocio, pegados a su realidad y contexto, a la par que se busca impulsar su despegue tecnológico y la incorporación de pequeñas (o grandes) innovaciones que pueden suponer la diferencia. Esta es la aportación de mayor valor que CTIC hace al programa DICA.

Por otra parte, las administraciones públicas pueden ayudar a acelerar los procesos de innovación en el comercio, y DICA es un claro ejemplo de ello. Una decidida y contundente apuesta de la Consejería de Industria, Empleo y Promoción Económica del Gobierno de Asturias, que ha logrado sumar, bajo una misma bandera (la bandera de la tan necesaria digitalización del comercio de proximidad), a corporaciones locales y asociaciones de comercio de toda Asturias, remando todos a una en la misma dirección.

La pandemia generó una importante crisis en el sector del comercio minorista, lo sometió a un fuerte estrés del que todavía el comercio se está recuperando; pero, al mismo tiempo, dejó patente la necesidad de cambiar, de innovar y de probar cosas nuevas, ya no sólo para sobrevivir, sino para ofrecer un mejor servicio a sus clientes (a los clientes de siempre… y a un nuevo perfil de cliente, más conectado y exigente en la relación digital, también a la hora de relacionarse con el comercio de proximidad). Y a la postre, para ser más competitivos en un mundo donde diferenciarse es la clave.

Fuente: La Nueva España

Contenido relacionado

Fecha: 23/11/2022

Organiza: Cámara Comercio de Castellón

Modalidad: Presencial

Busca en Pateco