El comercio valenciano de moda y cuidado personal aumenta las ventas casi un 20%

  • El índice de comercio al por menor en la economía valenciana muestra un incremento medio de las ventas del 2,3% en 2021, tres décimas por debajo de la media española, según el informe de la oficina Pateco
  • El programa ‘Amunt Persianes’, que dinamiza la reapertura de locales en bajos de barrios de València con desertización comercial, ha concedido ayudas por más de 1,3 millones de euros que se abonarán próximamente

 

Cuando en junio de 2021 se flexibilizó el uso de la mascarilla en exteriores, los vendedores de pintalabios se volvieron a animar. De hecho, la Asociación Nacional de Perfumería y Cosmética, que agrupa a más de 400 entidades que fabrican y distribuyen perfumes, cosméticos y productos de cuidado personal en España, vio cómo crecía su mercado un 7,8% en 2021. Aumentaron sobre todo la venta de perfumes y cosmética de color, donde entran los labiales, aquellos que Winston Churchill en época de guerra animó a usar para “alzar el ánimo de la población”.

Justo lo que en esta pandemia ha costado tanto remontar, el ánimo. Pero una vez abierta la veda de las relaciones sociales tras la Covid-19 y con la llegada de la progresiva reducción de restricciones, sobre todo a partir del segundo semestre del año pasado, ha habido un impulso al comercio de productos de moda y cuidado personal.

Es la lectura que hace el Informe de la distribución comercial minorista en la Comunidad Valenciana de 2022 -elaborado por la Oficina de Comercio y Territorio Pateco, de Cámara Valencia- que apunta a estos dos factores para explicar el aumento de las ventas en comercios de moda y cuidado personal de un 18,3%.

Sin embargo, señalan que estas empresas aún no han logrado recuperar los niveles de venta previos a la Covid-19, ya que fue el grupo más afectado por la pandemia.

No obstante, las tendencias de consumo -que han sufrido variaciones por la pandemia- apuntan a que el consumidor y la consumidora están ahora más preocupados por la salud y el cuidado personal, y que eso implica oportunidad para artículos dedicados a la higiene, la protección personal, la práctica deportiva, los negocios entorno a la vida saludable y los productos ecológicos, etc.

Por otra parte, también por el efecto del confinamiento, el grupo de productos para el hábitat ha aumentado sus ventas un 9,7%, asegura el informe, porque el consumidor valenciano todavía ha mantenido el hogar como centro de sus actividades. Este sí que ha superado los niveles de venta previos a la Covid-19.

En la Comunidad Valenciana hay 59.875 locales comerciales minoristas, caracterizados por su atomización y presencia de locales comerciales de pequeño tamaño. El 52,2% están regentados por un empresario sin asalariados a su cargo y el 30,7% tienen entre 1 y 2 asalariados. Por la importancia que tiene el comercio en la economía valenciana y por ende, en la de la capital, el Ayuntamiento de València adaptó este año el programa barcelonés Amunt Persianes para dar salida a los locales comerciales en planta baja cerrados.

Las solicitudes se pueden presentar hasta el 15 de noviembre de este año o hasta que se agote el crédito destinado a la convocatoria. De momento, el Ayuntamiento confirma que hay 133 instancias presentadas y concedidas un total de 96, por importe de 1.358.407 euros.

El proyecto pretende «revitalizar los barrios con la apertura de nuevos negocios en bajos vacíos y así generar un impacto positivo en el propio barrio y en toda la ciudad”, señala la teniente de alcalde de Desarrollo Económico, Pilar Bernabé, cuyo departamento confirma que entre la semana que viene o la próxima se autoricen los pagos a los beneficiarios, pues antes tienen que aprobarse en la Junta de Gobierno Local.

Los proyectos beneficiarios de esta convocatoria municipal podrán recibir hasta 20.000 euros si el local está en los barrios que tienen una desertización comercial severa como Benicalap, Ciutat Fallera, El Botànic, El Pilar, La Roqueta, Marxalenes, Nou Moles, Russafa, Soternes, Tormos y Torrefiel.

Los proyectos ubicados en barrios que presentan síntomas de desertización comercial podrán recibir hasta 15.000 euros: Aiora, Arrancapins, Beteró, El Calvari, El Carme, Els Orriols, En Corts, La Creu Coberta, La Petxina, La Seu, La Xerea, Mont-Olivet y Morvedre. Por último, los negocios que se pongan en marcha en el resto de barrios de la ciudad podrán recibir hasta 10.000 de euros.

Fuente: La Vanguardia

 

Contenido relacionado

Fecha: 23/11/2022

Organiza: Cámara Comercio de Castellón

Modalidad: Presencial

Busca en Pateco