El ‘e-commerce’ de moda triunfa en las ciudades pequeñas

La compra de ropa a través de internet aumenta ante la escasez de tiendas físicas

Los habitantes de las ciudades pequeñas son los que compran con más intensidad ropa a través de internet. “El consumidor ha hecho virtud de la necesidad”, afirma el estudio El comportamiento del sector de moda en 2022 , del IESE. El informe divide los datos de compradores analizados en tres grupos o clústers. El primero está compuesto principalmente por ciudades de menor tamaño, con menor oferta comercial en el canal físico pero con compradores digitales muy intensivos, como es el caso de Córdoba, Zamora, Cuenca o Salamanca.

Barcelona y Madrid se sitúan en el clúster número dos, con una compra en el canal online dentro de la media. Las dos ciudades no tienen un mayor peso relativo de e-commerce porque poseen una gran oferta de tiendas físicas. “Cuando existe mucho comercio presencial y de proximidad, la tienda física logra mayor cuota”, señala el estudio que ha dirigido José Luis Nueno. Baleares o Ceuta estarían entre las ciudades donde se compra menos en formato digital.

El cliente mayoritario del canal online en España es una mujer de entre 18 y 34 años

En cuanto al perfil, el cliente mayoritario del e-commerce es una mujer de entre 18 y 34 años, mientras que en el caso de los hombres la franja de edad con más compradores on line es la de 35 a 54 años.

Por marcas, Shein destaca como la que más vende en el canal digital. La compañía no tiene tiendas físicas aunque desde hace unos meses abre establecimientos efímeros –durante unos días– en ciudades de los 150 países donde vende su ropa. Una estrategia con la que intenta aumentar la fidelidad de sus clientes y generar atención. Le sigue Zara, Zalando, H&M y Asos.

En cuanto a las ventas en general –todos los canales–, el sector de la moda creció en España un 17,5% entre marzo de 2021 y marzo del 2022. Sin embargo, entre julio del 2021 y el mismo mes del 2022 aumentó un 7,5%, y de agosto de un año al otro creció un 5,7%. Es decir, las ventas están cayendo. Lo mismo sucede en toda Europa y Reino Unido, destaca el análisis.

La venta física es la que se ralentiza más. El crecimiento interanual en el primer semestre de 2022 fue del 19,7%, muy por debajo de los niveles anteriores. Las tiendas de las calles principales perdieron peso durante los confinamientos y, aunque experimentan cierta recuperación, no pueden seguir el ritmo del online, que creció un 28% entre julio de 2021 y julio de 2022 y el 18,3% de agosto a agosto de esos dos años. Por su parte, los centros comerciales cuentan con más clientes, pero estos realizan menos transacciones.

Fuente: La Vanguardia

noticias destacadas
agenda

Fecha: 13/03/2024

Organiza: Cámara Comercio de Castellón

Modalidad: Webinar

Busca en Pateco