El pequeño comercio alerta de que las ciudades se quedarán «sin tiendas» por las compras ‘online’

Advierte de la situación «alarmante» del sector y llama a la reflexión: «¿Preferimos establecimientos abiertos o calles llenas de furgonetas?»

 

Si el proverbio chino reza que algo en principio tan insignificante como el aleteo de una mariposa se puede sentir al otro lado del mundo, un gesto tan simple como pulsar un botón y realizar una compra online se deja notar, y mucho, en las calles de pueblos y ciudades, hasta poner en jaque su supervivencia. Desde la Confederación del Comercio de Castilla y León (Conferco) ya alertan de que de seguir así puede llegar el día en que acudir a una tienda física sea misión imposible. Sólo el año pasado, 1.300 comercios bajaron definitivamente la persiana en la Comunidad, y los cierres no han acabado.

«Debemos reflexionar sobre qué modelo de ciudad o de pueblo queremos, con o sin comercio. ¿Qué preferimos, tener nuestros establecimientos abiertos o ver nuestras calles llenas de furgonetas de algo que no sabemos qué es?», advirtió ayer el presidente de Conferco, Adolfo Sainz, quien incidió en que no sólo está en juego ese panorama de escaparates apagados y vacíos: «Muchísima gente vive del comercio».

Con 130.000 puntos de venta, suponen el 9 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB) de Castilla y León, con 140.000 personas dedicadas a esta actividad. «Es un sector muy importante», clamó Sainz. Y lanzó también otra advertencia, con la vista puesta en las compras por internet, acompañada de una misión: «Hay que sensibilizar y la gente debe saber que cuando das a un botón y compras en internet no sabes dónde va tu dinero. Al final no estás generando riqueza en tu pueblo, ciudad o Comunidad y por desgracia eso es lo que está ocurriendo».

El momento por el que atraviesa el sector, incidió Sainz, es «preocupante y delicado», y es que aunque «el comercio en general va bien», lo «alarmante realmente son los constantes cierres del pequeño comercio, que en muchos casos no aguanta más», pues tras vivir en un «momento dramático» como la pandemia, ahora la inflación y la subida de costes «nos están afectando muchísimo».

Sector esencial

«Es un sector esencial», reconoció también el presidente del CES (Consejo Económico y Social de Castilla y León), Enrique Cabero, quien destacó también que el comercio «ha padecido mucho con las sucesivas crisis y cambios» y de los sectores «más complicados a la hora de poder adaptarse y captar un relevo generacional». Y advirtió además de que el medio rural «necesita del comercio para retener y poder atraer población», como también es «una pieza clave» para llevar a gente a las ciudades, preservar su identidad y que «sean un lugar con calidad de vida y bienestar». «Cuando no hay comercio, cambia el paisaje urbano a peor, y la atracción hacia determinadas zonas viene determinado por el comercio», valoró en declaraciones recogidas por Ical antes de participar en el Foro ‘Retos del comercio de proximidad en Castilla y León’, organizado en la Facultad de Comercio de la Universidad de Valladolid y el CES en colaboración con el Español-Noticias de Castilla y León.

De hecho, apuntó Cabero, desde el CES, están preparando -con la colaboración de la Facultad de Comercio- un informe a iniciativa propia con un análisis muy detenido para «conocer cuál es la realidad, con datos objetivos» e incluso encuestas y un «análisis estadístico profundo» del comercio de proximidad en la Comunidad. «Y a partir de ahí, estudiar cuáles son las propuestas y recomendaciones principales que podemos hacer como Consejo» y que pretenden transmitir tanto a la Junta como al Parlamento a la hora de articular un plan estratégico, señaló.

También el decano de la Facultad de Comercio, José Antonio Salvador Insúa, aseguró que en el contexto actual los «cambios tecnológicos» y la «coyuntura económica» están perjudicando al pequeño comercio, un sector «muy importante, porque aporta un gran número de empresas y mucha vida en las ciudades». Entre los principales desafíos que afronta, se refirió a la necesidad de afrontar «un cambio tecnológico muy importante», ya que «les afecta de lleno».

Nueva realidad

«El comercio está cambiando, eso está cambiando los hábitos de consumo de las personas, y tienen que adaptarse a una nueva realidad y a nuevos clientes. Su principal problema es que, en muchos casos, sus dimensiones no les permiten capacidad financiera para adaptarse a esos cambios que tienen las grandes, que sí tienen capacidad para invertir», apuntó el decano. También aludió a la «coyuntura económica complicada», unida a una «coyuntura compleja» que «no les ayuda». «Si en un contexto en el que tienes que acometer inversiones para afrontar un cambio tecnológico significativo que está cambiando tu clientela y proveedores, tus ingresos disminuyen, la situación es complicada», reflexionó.

Fuente: ABC

 

noticias destacadas
agenda

Fecha: 13/03/2024

Organiza: Cámara Comercio de Castellón

Modalidad: Webinar

Busca en Pateco