El reto es lograr que la pyme española abrace la tecnología

La digitalización de España avanza más despacio de lo que sería deseable. Acelerarla es el objetivo de Kit Digital, el programa de modernización de las pymes financiado con los fondos europeos.

En España, la digitalización no ha alcanzado aún velocidad de crucero. Según el Barómetro de la Economía Digital, presentado recientemente por Ametic (la patronal del sector), nuestro país ocupa el séptimo puesto de Europa y el 23 a nivel mundial en digitalización empresarial. En el ránking que vincula ese desarrollo digital al PIB de cada país, España se sitúa en el puesto 14 en términos globales y en el quinto a escala europea.

Pero ese sombrío escenario también deja algunos espacios de luz. Por ejemplo, el citado Barómetro de Ametic también señala que la digitalización ha consolidado el uso del comercio electrónico por parte los españoles. No en vano, el volumen del ecommerce creció un 11,7% en 2021 y llegó a los 57.747 millones de euros.

El principal caballo de batalla para acelerar la transformación digital de España sigue siendo la pequeña y mediana empresa, que representa alrededor del 99,8% del tejido empresarial del país. Y ahí la tecnología sigue llegando a cuentagotas, tal como destaca Sebas Muriel, CEO del grupo de inversión en medios GroupM: «Tecnologías tan básicas ya como tener un ERP o un CRM siguen sin estar donde deberían en términos de penetración. Y lo mismo está ocurriendo con tecnologías más disruptivas, como pueden ser los servicios en la nube o la incorporación de sistemas basados en big data o ingeligencia artificial para el análisis de grandes volúmenes de datos que reciben de múltiples fuentes». Y estas herramientas no llegan a las pymes por falta de recursos, opina, sino «por las barreras a la hora de entender los beneficios que acarrean».

Que las organizaciones empresariales de menor tamaño interioricen las ventajas de las nuevas tecnologías y apuesten por ellas es uno de los principales objetivos de Kit Digital. Este programa de ayudas para la digitalización de pymes, microempresas y autónomos está financiado por la entidad estatal Red.es y cuenta con una dotación de algo más de 3.000 millones de euros procedentes de los fondos europeos Next Generation.

Para que el desconocimiento no sea una excusa, hay cerca de 10.000 agentes digitalizadores encargándose de propagar las ventajas del Kit Digital entre la pyme. Algunos «se ofrecen a tramitar gratuitamente la ayuda a cambio de ofrecer sus servicios tras la concesión», explica Raúl Sánchez, responsable de Tecnología en Syntonize, firma especializada en transformación digital. Sin embargo, añade este experto, «nuestra impresión es que con estas acciones se llega a un porcentaje limitado de pymes y de ese porcentaje pocas se interesan, probablemente porque infravaloran los beneficios que optar por el Kit Digital les pueda reportar respecto al coste de tiempo en gestionarlo».

Más contundente se muestra Ángel Sopeña, CEO de la empresa de márketing y comunicación Bluecell, quien manifiesta que «una pyme lo que necesita es una consultoría para ver qué necesita y por qué». Y por eso lamenta que el Kit Digital se haya convertido «en comerciales de empresas que son agentes digitalizadores tratando de captar negocio y realizando trabajos que la pyme no necesariamente precisa». De hecho, va un paso más allá y considera que las ayudas para la digitalización de las pequeñas empresas están mal diseñadas desde su raíz: «Los fondos europeos deberían tratar de trazar una estrategia y ayudar a la digitalización, más que regar con dinero».

Sea como fuere, lo cierto es que el interés por esta nueva fuente de financiación procedente de Europa se ha multiplicado a lo largo de este año entre el conjunto del tejido empresarial español y muy especialmente entre la pyme. Así lo atestigua un informe sobre la financiación pública empresarial realizado por el portal especializado tufinanziacion.com, que señala que las pymes ya concentran casi el 90% de los fondos públicos que se otorgan en el país y que este año tienen como prioridad la obtención de recursos destinados a la digitalización y la innovación.

En opinión de Fran Estevan, socio fundador de tufinanziacion.com y Local Europe, «para la pyme el problema es que hay tantas fuentes y tantos programas que resulta imposible estar al día de todo, lo que se traduce en una deficiente ejecución de los fondos en muchos casos». En el caso específico del Kit Digital, este experto considera que se trata de un programa que solo cubre las primeras fases de la transformación digital, es decir, «la adquisición de software y tecnología para la empresa». Sin embargo, lamenta, no alcanza a cubrir las necesidades de «las medianas empresas de los sectores tradicionales como el turismo, la agricultura o las industrias manufactureras, donde los recursos que se necesitan son mayores».

LOS ROBOTS SE ABREN CAMINO

Dentro de las múltiples tecnologías llamadas a protagonizar la transformación digital de las empresas, la robótica ocupa un papel destacado. Y ahí España parece algo mejor situada, ya que se sitúa entre los países con mayor densidad robótica del mundo, según el 2022 World Robot Report elaborado por la International Federation of Robotics (IFR).

Aunque se tiende a pensar que la introducción de robots es un fenómeno exclusivo de las grandes compañías industriales, lo cierto es que también se están abriendo paso entre las pymes. «La robótica industrial está cada vez más extendida en todos los sectores y, especialmente, la aparición y auge de la robótica colaborativa ha hecho que los robots sean accesibles para pymes que hasta ahora no se habían planteado la robotización, ya sea por tema de costes o de complejidad», explica Enrique Palomeque, responsable de Ventas de OnRobot en España, Portugal, Grecia y EMEA. En concreto, añade, las pequeñas empresas están incorporando robots para «aplicaciones de paletizado, alimentación de maquinaria, manipulación de pequeñas piezas y tareas de control de calidad».

Otras áreas clave de la transformación digital en las que las pymes españolas progresan adecuadamente son «presencia online, redes sociales y uso de paquetes de ofimática y seguridad en el puesto de trabajo», opina Alexis Hostos, responsable del negocio de pymes de Ciberseguridad y Cloud en Telefónica Tech.

De cara a los próximos meses, la pequeña y mediana empresa pondrá el foco en las plataformas de data analytics, «para mejorar el conocimiento del cliente y el uso de la inteligencia artificial para tal cometido», vaticina Daniel Taboada, CEO de la consultora Arbentia. Y también se preocupará por la ciberseguridad, la «gran amenaza» de una pyme española «demasiado expuesta».

ALERTA ANTE LOS CIBERATAQUES

En 2021 se produjeron 270 ciberataques por organización, un 150% más que en 2020. Por eso, si acelerar la digitalización de la pyme española es un reto, lograr que lo haga de un modo seguro es crítico. No en vano, «más del 70% de los ciberataques tienen como objetivo a las pymes, ya que generalmente cuentan con pocas medidas de protección, lo que las hace un objetivo muy vulnerable para los ciberdelincuentes», opina Hostos.

Según datos de Kasperksy, los incidentes de seguridad informática a nivel mundial afectan al 8% de las empresas con entre uno y ocho empleados. En el caso de España, un informe de la aseguradora Hiscox alerta de que el 45% de las pymes suspende en ciberseguridad. Por todo ello, «la ciberseguridad y las copias de seguridad deben evolucionar como parte de la transformación digital», opina Isidoro López-Briones, responsable de estrategias tecnológicas digitales de GOWtech. De otro modo, advierte, «los emprendedores o empresarios se pueden quedar sin empresa en cualquier momento».

Las amenazas existentes son múltiples y cada día se incorporan otras nuevas. «La más evidente e inmediata es el ‘ransomware’ [secuestro de información para cuya devolución se exige el pago de un rescate]», tal como explica Román Ramírez, cofundador de la conferencia de seguridad cibernética RootedCON. En su opinión, resulta fundamental «aumentar la exigencia por parte de todos los actores involucrados, generando una nueva cultura de mayor rigor y cumplimiento en vez de otra de ‘cumplo-y-miento’».

Fuente: El Mundo

 

Busca en Pateco