La luz sube un 80% en 12 meses, la gasolina el 52% y el butano, el 30%

La inflación cerró el mes de febrero en su nivel más alto en 35 años al situarse en el 7,6%, dos décimas por encima de la estimación avanzada por el Instituto Nacional de Estadística (INE) hace dos semanas y 1,5 puntos superior al dato interanual de enero. Se trata de la tasa más alta del IPC en España desde diciembre de 1986, y apunta a la electricidad, la gasolina y los alimentos como los componentes del índice que mayor peso tuvieron en este repunte.
El precio de la electricidad ha subido en los últimos 12 meses un 80%, según el INE, y otros suministros básicos han arrojado también fortísimas alzas. Las gasolinas son un 52% más caras que en febrero de 2021, el butano, un 33% y los aceites para consumo doméstico, un 30%.

De los 1,5 puntos que ha subido la tasa de IPC, más de la mitad (8,3 décimas) han venido del apartado de vivienda. Los precios de los suministros para el hogar han acelerado su escalada y son un 25% más altos que el año pasado. Alimentos y transporte (donde se encuadran las gasolinas) aportan algo menos de dos décimas cada uno, con subidas interanuales del 5,6% para la alimentación y del 12,8% para el transporte.
De esta forma, la tasa de inflación interanual vuelve a subir después de que en enero bajara respecto a diciembre, cuando pasó del 6,5% al 6,1%, y rompiera una tendencia al alza que se repitió durante diez meses consecutivos y que ahora vuelve a recuperarse en un contexto marcado por las tensiones provocadas por el conflicto en Ucrania, que estalló el pasado 24 de febrero.
Así, los datos del mes de marzo reflejarán el impacto de la guerra en los precios de la energía, con récords históricos en el gas y la electricidad y de más de una década en el petróleo. Los alimentos también se han visto afectados por la invasión, puesto que Rusia y Ucrania son grandes exportadores de cereal, y los precios en los mercados internacionales han subido con fuerza.
Sin tener en cuenta la rebaja del impuesto especial sobre la electricidad y las variaciones sobre otros impuestos, el IPC interanual alcanzó en febrero el 8,5%, nueve décimas más que la tasa general del 7,6%. El INE recoge solamente el impacto de la subida de la electricidad sobre los clientes del mercado regulado, a cuya factura se traslada directamente el precio del mercado mayorista. Los clientes del mercado libre, en torno a dos tercios del total y que no están sufriendo la subida de precios de forma tan aguda, no computan a efectos de IPC
La inflación subyacente (sin alimentos no elaborados ni productos energéticos) aumentó en febrero seis décimas, hasta el 3%, con lo que se sitúa más de 4,5 puntos por debajo de la tasa del IPC general. Es la tasa más elevada de la subyacente desde septiembre de 2008.
En tasa mensual, el IPC aumentó un 0,8% respecto al mes anterior, en contraste con el retroceso del 0,4% que experimentó en enero, por la subida de los precios de los carburantes, de los combustibles para calefacción, de las frutas y otros productos alimenticios, y de la restauración.

Fuente: Levante emv

Busca en Pateco