Las 44.639 pymes que se ha llevado la pandemia

La patronal de las pequeñas y medianas empresas, Cepyme, alertó ayer sobre la destrucción del tejido empresarial español desde el inicio de la pandemia. Según el análisis de Demografía Empresarial que hizo público, los primeros siete meses de 2021 se han saldado con una pérdida media de 44.640 empresas respecto al mismo periodo de 2019, en datos desestacionalizados, lo que significa que «hasta finales de julio sólo se ha recuperado el 60% del tejido empresarial previo a la pandemia».
Cepyme añade que la mitigación de la crisis sanitaria ha provocado un incremento de la creación de compañías en el último año, éste se va reduciendo según avanza el ejercicio desde su máximo de abril. Así, el aumento de la constitución de empresas en mayo fue del 3,1% sobre el mismo mes del año anterior; en junio del 2,6%, mientras que en julio cayó al 2,3%.
La patronal es muy cauta al analizar la evolución de las pymes en esta etapa de recuperación y llama a la «prudencia» porque «estos datos ponen de manifiesto la fragilidad del tejido productivo, debido a que la recuperación del mimbre empresarial no sólo no se ha completado en número, sino tampoco en calidad del propio tejido». Cepyme se refiere a que las empresas que cierran están más consolidadas y tienen más empleados que las que nacen, «que tardan varios años en adquirir tamaño y experiencia suficiente para ser competitivas», poniendo de relieve cada vez más una de las carencias de la estructura empresarial española: el escaso tamaño de sus pequeñas y medianas empresas, que les dificulta enfrentarse a otras más grandes en los mercados internacionales.
Por eso Cepyme reclama al Gobierno «un esfuerzo adicional en apoyos y ayudas para evitar que esta destrucción de empresas se acentúe a medida que se prolonga la crisis». Además. insiste en que «muchas empresas no han podido todavía reabsorber su totalidad a sus plantillas, por lo que será necesaria una mayor flexibilidad para acometer en los próximos meses los ajustes necesarios que permitan la supervivencia» de las compañías, y recalca que «es preciso que las ayudas lleguen de manera efectiva a las empresas, de manera que puedan suponerles un ligero respiro» en el futuro. La patronal denuncia que en muchos casos las pymes «no han recibido las ayudas anunciadas en los plazos y la cuantía necesarios».
Sin citarlo expresamente, la organización empresarial critica una posible subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) sin consenso porque en estos momentos tomar «medidas que repercutan en mayores incrementos de costes sólo servirían para penalizar la actividad de las empresas y poner obstáculos a una recuperación que apenas se ha iniciado. El pasado lunes, empresarios, sindicatos y Gobierno se reunieron para pactar una subida en 2021, pero el encuentro terminó sin acuerdo.
Las ayudas a las empresas más pequeñas son cruciales si tenemos en cuenta que de las 44.639 compañías que se han perdido hasta julio, 36.135 -el 81%- son microempresas, es decir, tienen menos de diez trabajadores y facturan menos de dos millones de euros. Por sectores, el más perjudicado por la pandemia ha sido la hostelería, que contaba en julio con 16.054 empresas menos que en 2019; le sigue el comercio, que pierde 12.297 compañías y el transporte, con 5.553 empresas menos. En el lado contrario, la construcción ha experimentado un repunte bienal de 2.286 compañías, mientras que en julio había 967 sociedades más que dos años antes relacionadas con las actividades financieras y de seguros. En actividades de información y comunicaciones se contabilizan 859 empresas más en los dos últimos ejercicios.

Fuente: El Mundo

Busca en Pateco