Los súper inteligentes

En un futuro cercano, no será extraño toparse con robots que nos ayuden en nuestra compra diaria de alimentos. La eclosión tecnológica, los nuevos hábitos de consumo, la pandemia y el tirón de Amazon o Alibaba han provocado que supermercados e hipermercados se aventuren hacia tiendas más eficientes y personalizadas, con inteligencia artificial, robots y apps.

Hoy, la mayoría de los consumidores prefiere los comercios que combinen los canales digital y físico, y faciliten tecnología puntera para una compra de alimentos más cómoda y rápida. En este sentido, Antonio Valverde, director de proximidad digital de Alcampo, comenta que “viviremos la explosión de la inteligencia artificial como factor clave en la mejora de la personalización del comercio, por lo que asistiremos al crecimiento de dispositivos como los asistentes de voz o la IoT [internet of the things, el internet de las cosas]”.

Para dibujar este futuro escenario, “se deben tener en cuenta, además, las tecnologías que ya se están implementando en procesos internos, como el big data, el block­chain o la realidad virtual. Estos pueden ser relevantes en el futuro”, explica Ignacio García Magarzo, director general de Asedas (Asociación Española de Distribuidores, Autoservicios y Supermercados, con cadenas como Dia, Mercadona, Lidl, Gadis, Supersol, Spar, Masymas, Grupo Miquel, Consum, Covirán, Froiz o Ifa).

Asedas predice que las ventas en tienda y online se equipararán en diez años

“El peso del comercio electrónico se ha multiplicado por diez en la última década. La facturación online de productos se elevó un 8,9% en 2021, según datos del INE. Si continuamos con este ritmo es previsible que en diez años se equipare la cuota del comercio online y offline”, pronostican en la patronal.

El V Observatorio de Comercio Electrónico en Alimentación que realiza Asedas junto a las Universidades Complutense y Autónoma de Madrid refleja que el mayor crecimiento que se registró en compras online de alimentación fue en los llamados “consumidores mixtos”, es decir, los que compraron en los dos canales (físico y digital). El número de estos clientes se incrementó 3,19 puntos porcentuales. “Este dato afianza la idea de que el futuro será omnicanal”, destaca García Magarzo.

Los supermercados e hipermercados ofrecen cada vez más fórmulas de compra sostenibles. Algunas cadenas se han unido a programas para luchar contra el desperdicio de alimentos y la gran mayoría obliga a pagar por las bolsas de plástico.

El sector trabaja en aplicar economía circular en sus procesos y eso incluye el diseño de tiendas energéticamente eficientes en las que se ahorra en la refrigeración y la climatización, el aprovechamiento de la luz natural, la recuperación de residuos o el uso de renovables, dicen en las patronales Asedas y Anged (Asociación Nacional de Grandes Empresas de Distribución, que representa a Alcampo, El Corte Inglés, Carrefour o Eroski, entre otros).

ATENDER A LOS MAYORES

En Asedas pronostican que “la atención al cliente se dirigirá también a cubrir las necesidades de grupos de población concretos –como las personas mayores– y que, probablemente, necesitarán servicios que van más allá de la compra de alimentación”.

Avanzaremos hacia un comercio “multiformato y phygital”, que ampliará su concepto: “Los centros no serán solo puntos de venta, sino que serán embajadores de la marca, centros de distribución, de ecommerce y de experiencias”, señala Antonio Valverde, director de proximidad digital de Alcampo.

Fuente: Cinco Días

Contenido relacionado

Fecha: 29/11/2022

Organiza: Cámara Comercio de Valencia

Modalidad: Presencial

Busca en Pateco