Situación crítica para las familias

  • Como denuncia el Banco de España, el fuerte encarecimiento de los alimentos básicos es generalizado

El Banco de España explica con claridad por qué la crisis inflacionista actual resulta especialmente preocupante, en comparación con otras épocas en las que los precios también crecieron con notaria rapidez e intensidad. Según el regulador, nunca antes se había dado un contexto en la que la práctica totalidad de los alimentos (el 93%) que componen la cesta de la compra más usual presenten encarecimientos interanuales superiores al 5%, mes tras mes.

 

La institución hace hincapié en que tan dramática situación es generalizada en la eurozona. No obstante, España la sufre especialmente debido a que su tasa de IPC es ya dos puntos superior al promedio de la Unión Monetaria. Además, productos específicos de la dieta mediterránea, y muy extendidos en nuestro país, como el aceite de oliva acumulan incrementos en el entorno del 56% desde enero del año pasado.

En idéntico periodo el encarecimiento de los cereales ha sido de casi el 20%, por lo que no ya no cabe hablar de una inflación coyuntural que se centra en los productos más volátiles, como los alimentos frescos. Muy al contrario los altos precios se enquistan y afectan a los productos más básicos, aquellos para los que resulta más difícil encontrar sustitutos y a los que los hogares no pueden renunciar. El histórico IPC actual afecta así a la línea de flotación misma de millones de economías familiares en España, cuyo poder adquisitivo se ve también minado en otros frentes por el encarecimiento de la energía y las subidas de los tipos de interés.

Fuente: El Economista

Contenido relacionado

Fecha: 29/11/2022

Organiza: Cámara Comercio de Valencia

Modalidad: Presencial

Busca en Pateco