Un año de guerra en la cesta de la compra: el ticket es un 22,4% más caro y ni un alimento se salva de la subida

Ni un solo alimento de la cesta de la compra básica se salva de la escalada de precios un año después del estallido de la guerra en Ucrania. La invasión rusa agravó las tensiones que se venían produciendo desde finales de 2021 en los costes de la cadena de producción y el resultado, a día de hoy, es un ticket un 22,4% más caro.
EL MUNDO ha elaborado su propia cesta de la compra con productos básicos como el arroz, el aceite de oliva, fruta y verdura, pan, leche o huevos. Un total de 16 alimentos imprescindibles en cualquier hogar español y que en el último año se han visto afectados por la subida de precios que ha provocado, en gran medida, la invasión rusa de Ucrania. A pesar de que la escalada de precios empezó antes de que estallara la contienda, como consecuencia de la pandemia del Covid, llenar el carrito de la compra se ha convertido en una odisea en los últimos doce meses. De hecho, el precio de los alimentos se disparó hasta el 15,7% en 2022 y sólo logró contenerse tres décimas en enero después de que el Gobierno aprobara la rebaja del IVA en los productos de primera necesidad.
En total, la cesta de la compra confeccionada por este periódico se ha encarecido un 22,4% en el último año. A través de Datamarket, la plataforma especializada en Big Data que monitoriza diariamente el precio de más de 40.000 productos de Mercadona, DIA y Carrefour, señala que, desde el inicio de la guerra el 24 de febrero de 2022 hasta el 20 de febrero de 2023 -último registro disponible-, ninguno de los 16 productos seleccionados ha resistido a la escalada inflacionista y sitúa el arroz como el alimento que más se ha encarecido, en concreto un 64,9%. También las zanahorias. Si hace un año un kilo costaba 0,63 céntimos, ahora cuesta 0,96, un 52,9% más. La chuleta de aguja de cerdo resalta como otro de los productos que más ha incrementado su precio. Si bien es cierto que varía de una tienda a otra -la de Carrefour es dos euros más cara que la de Mercadona- de media, un kilo cuesta un 35,3% más.
También la leche y los huevos han subido más de un 30%, pese a haber quedado exentos de IVA. En el otro extremo, han sido las patatas y las legumbres, como garbanzos y alubias, los que han registrado subidas más moderadas, de en torno al 10%.

El encarecimiento de los precios de los alimentos ha centrado el debate público desde que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, anunció en el Congreso de los diputados un Pacto de Rentas que nunca llegó. La negativa de la patronal a incorporar cláusulas de revisión con el IPC que han venido reclamando los sindicatos en las negociaciones de los convenios colectivos ha frustrado la estrategia del Ejecutivo para amortiguar el impacto de la inflación sobre el poder adquisitivo de los trabajadores y, ante la imposibilidad de alcanzar un acuerdo tripartito, el paquete de medidas que se ha ido adoptando a golpe de decreto en el Consejo de Ministros ha sido insuficiente para paliar el impacto del encarecimiento de los alimentos en los bolsillos.
La subvención de la gasolina y el transporte público, la limitación de la subida del alquiler o los descuentos en la factura eléctrica han sido algunas de las soluciones que ha puesto el Gobierno sobre la mesa en los últimos meses. Todo ello, a pagar con el colchón de recaudación extraordinario obtenido por el impacto de la propia inflación y por los nuevos tributos impuestos a los bancos y a las empresas energéticas.
REBAJA DEL IVA
Más recientemente se han aprobado la rebaja del IVA de los alimentos básicos, que ha resultado insuficiente para contener el encarecimiento de la cesta de la compra, como reflejan los datos del Instituto Nacional de Estadística (el IPC de esta rúbrica sigue en el 15,4%) o el cheque de 200 euros para familias vulnerables.
La idea de topar los precios que introdujo la vicepresidenta Yolanda Díaz ha caído, por el momento, en saco roto. Los ataques del flanco de Unidas Podemos a los empresarios del sector de la distribución tampoco han surtido el efecto deseado, toda vez que las principales cadenas del mercado han insistido en defender que sus márgenes son muy ajustados y que esta crisis deriva de un incremento de los costes que no están trasladando completamente a los precios.
El ministro de Agricultura, Luis Planas, ha defendido esta versión y ha descartado más medidas. El paquete puesto en marcha hasta la fecha, a su juicio, ha sido efectivo, y es necesario darle más tiempo para constatar el abaratamiento de la cesta de la compra en un contexto en el que los alimentos ya han «tocado techo» y los costes de producción han iniciado la senda descendente.
Para los socios minoritarios del Gobierno no es suficiente, aunque no están de acuerdo en la fórmula. La ministra de Derechos Sociales, Ione Belarra, ha planteado una bonificación del 14,4% en el ticket de compra, mientras Díaz insiste en que hay que topar los precios de determinados alimentos de primera necesidad, como permite la Ley de Comercio Minorista.
Pero el área económica, liderada por la vicepresidenta Nadia Calviño y por la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, rechaza ambas propuestas. Según esgrimen, porque perjudicarían al pequeño comercio frente a las grandes superficies. Pese a los ingresos tributarios extraordinarios, no hay margen fiscal para extender la rebaja del IVA a otros alimentos básicos como la carne o el pescado, según argumentan. Insisten en que los precios ya han tocado techo, pero hay que dar tiempo a las medidas para que la reducción paulatina de los costes de producción en la cadena de distribución alimentaria se traslade a los precios finales en el supermercado.

Fuente: El Mundo

noticias destacadas
agenda

Fecha: 14/05/2024

Organiza: Cámara Comercio de Castellón

Modalidad: Presencial

Busca en Pateco