València lanzará en 2022 su versión del ‘Amunt persianes’ para reactivar bajos comerciales vacíos

A raíz de la pandemia, el Ayuntamiento de Barcelona activó el programa Amunt persianes para dinamizar el uso de locales en planta baja, muchos vacíos a causa de la crisis económica provocada por la pandemia.

Ahora, València adapta ese programa y en 2022 destinará un millón de euros para desarrollar el proyecto, a través de la concejalía del área de Desarrollo Innovador de los Sectores Económicos que dirige Pilar Bernabé.

Un programa que busca dinamizar con rehabilitaciones, pero también con inversiones y obras, las plantas comerciales de la ciudad de València y que es la continuidad, ya con medidas económicas, de la campaña de promoción ‘Amunt eixes persianes’ que el mismo consistorio presentó tras la desescalada en agradecimiento al comercio esencial por el trabajo hecho en pandemia. En este caso la campaña se creó a través de la concejalía de Comercio e Innovación que dirige Carlos Galiana.

La vicealcaldesa Sandra Gómez lo avanzó el pasado octubre durante la visita del teniente de alcalde de Barcelona, Jaume Collboni, en la que ambas administraciones se plegaron a colaborar juntas. Y como confirma el consistorio valenciano ahora, finalmente la idea se plasmará en un programa dotado con un millón de euros.

La campaña ‘Amunt eixes persianes’ del Ayuntamiento de València se presentó en julio de 2020

Según explicó la vicealcaldesa Sandra Gómez hace unos meses, el valenciano tendrá una línea de ayudas de 20.000 euros al total de la obra desarrollada. En la oferta de locales entrarán también los bajos de AUMSA, la empresa municipal de actuaciones urbanas.

La diferencia con el programa de Barcelona radica, según confirma el consistorio, en la convocatoria de alquiler de bajos de protección oficial, que en València “de momento” no se va a plantear.

Los comerciantes, a favor

La propuesta es vista con buenos ojos por los comerciantes de proximidad de la ciudad, quienes advierten que la ciudad necesita un impulso para dotar de segunda vida a esos comercios que se han ido quedando sin uso. Recuerdan que se creó la red de comercios emblemáticos de la ciudad -los cuales tienen bonificaciones del 95% en obras de reforma, según la ordenanza de Hacienda-, pero apuntan que no ha habido más medidas relacionadas.

En opinión de Confecomerç CV, que hace unos días lanzaba su campaña de Navidad para acercar al consumidor al pequeño comercio, una buena línea de trabajo sería dar vida a esos locales con programas de continuación empresarial que aseguren la pervivencia del tejido local y de los clientes forjados a lo largo de años y años de trabajo en la ciudad.

Una de las visitas del alcalde de València, Joan Ribó, a las obras de la plaza de la Reina

Peatonalización sin aislar

La asociación de comerciantes del centro histórico explica que 104 hectáreas de la zona centro de València están incomunicadas con autobús y taxi, una situación que a las puertas de la campaña navideña les preocupa especialmente pues les hace perder “una parte del pastel”.

Aseguran que no están en contra de las peatonalizaciones -“al contrario, ayudan a que la gente pasee y compre más”, matiza Rafael Torres, presidente de Confecomerç CV-, pero creen que debe hacerse pensando en todas las opciones y con una solución de movilidad paralela que, en este caso, opinan que en València no se ha dado.

Fuente: La Vanguardia

Contenido relacionado

Fecha: 23/11/2022

Organiza: Cámara Comercio de Castellón

Modalidad: Presencial

Busca en Pateco