El alquiler de los locales comerciales cae hasta un 20% por los cierres y el auge del canal online

La pandemia del coronavirus ha cambiado muchas costumbres arraigadas en nuestra sociedad, como la de convertir el ‘ir de compras’ en una experiencia en sí misma. Aunque las tiendas físicas siguen llevándose la parte más grande del pastel (se calcula que el 85%), el auge del comercio online, potenciado durante el confinamiento, y algunos factores culturales y de diseño de las ciudades han provocado que la importancia de la presencia a pie de calle se haya devaluado.

Así lo evidencian los cierres masivos de grandes cadenas como Inditex o H&M, entre otras, que han aprovechado que el consumidor se ha ‘acostumbrado’ a comprar desde el móvil para reducir sus redes de venta y ajustar costes. Otros han tenido que cerrar porque la crisis sanitaria los ha llevado al abismo, como podría ser el caso de la cadena de Zapaterías Rumbo. El escenario actual era impensable hace solo dos años: locales comerciales vacíos en las mejores ubicaciones, cerrados desde hace meses sin que nadie pregunte por ellos.

La consecuencia de todo ello es que, según distintos expertos en el sector consultados por Alicante Plaza, se ha producido un ajuste en los precios del alquiler comercial, tanto en zonas ‘prime’ (menos) como en las secundarias (de hasta el 20% según la zona) que, combinado con la mayor disponibilidad de locales, ha abierto el mercado a pequeñas cadenas o tiendas que han aprovechado la oportunidad para recorrer el camino contrario y abrir tiendas por decenas, como Koala Bay.

«Esta tendencia ya venía de antes de la pandemia, pero con el confinamiento se acentuó», explica el experto inmobiliario Pedro Menárguez. «El problema para los comercios es que la gente ya no vive en el centro, sino en la periferia, y acudir a comprar es incómodo, porque falta peatonalización, opciones para los niños… al final es más cómodo ir al centro comercial o pedirlo por internet y que te lo traigan a casa». Menárguez calcula que el precio de los alquileres comerciales puede haber caído un 5% en zonas ‘prime’ y hasta un 20% en las secundarias.

Una agente inmobiliaria de una conocida firma alicantina, especializada en este tipo de operaciones, corrobora el ajuste de precios en los alquileres, consecuencia lógica de la mayor oferta de locales vacíos y el escaso interés de las marcas por ocuparlos. En la ‘milla de oro’ de Alicante, Maisonnave, hay esquinas sin inquilino desde hace años, y la tendencia es más a la desaparición de comercios que a la llegada de otros nuevos (aunque hay excepciones, como AleHop). En la Corredera de Elche, la peatonalización ha permitido que los precios se mantengan estables, cuando deberían haber subido.

Otro experto en operaciones inmobiliarias que prefiere mantener el anonimato por cuestiones contractuales señala que «es verdad que se han ajustado las rentas, y ahora hay empresas que pueden acceder a locales que antes o no estaban disponibles o estaban fuera de su rango de precios». No obstante, no sucede lo mismo con el valor de los locales, advierte. «Lo que no está tan claro es que en el mercado de high street los precios de los locales hayan bajado. Sí es cierto que las rentas se han ajustado, pero no se vende mucho local. Suelen ser de familias que saben que esas calles van a ser siempre buenas y no suelen querer vender».

Pedro Maciá, CEO de la consultora especializada en retail Naszentia, cree sin embargo que los precios de los locales no han bajado tanto como deberían. «Muchos propietarios creen que ya es hora de volver a los precios de antes del covid, y si no bajan rentas los locales seguirán cerrados. Lo de Alicante es muy preocupante». Maciá vaticina, no obstante, que «bajarán rentas seguro. Con el tiempo y locales vacíos… La venta online sigue tirando y lo que se vende por ahí no se vende en físico».

Como en toda crisis, lo que es malo para unos no tiene por qué serlo para otros. Así, la sobreoferta de bajos comerciales en buenas zonas (desde Maisonnave hasta Reyes Católicos o la Explanada, en el caso de Alicante) han permitido a muchas marcas poner en marcha nuevos proyectos en los últimos meses. Y para los locales sin salida en el mercado, alejados de las zonas ‘prime’, ya se ha consolidado una nueva línea de negocio: el cambio de uso para convertirlos en viviendas en planta baja. La consultora inmobiliaria M&D Management, de Héctor Domenech, explica que este año han realizado cinco operaciones de este tipo.

Fuente: Alicante Plaza

Contenido relacionado

Fecha: 23/11/2022

Organiza: Cámara Comercio de Castellón

Modalidad: Presencial

Busca en Pateco