La inflación alimentaria no da tregua en el inicio de curso

Los consumidores han vuelto de vacaciones con algunos productos alimentarios en niveles históricos. El aceite de oliva y la patata son algunos ejemplos.

A falta de los datos oficiales de inflación de agosto -en julio la subida de los alimentos superaba el 10% interanual- , la patronal Fiab ha alertado esta semana de que la sequía de este año está provocando escasez y reclama ayudas por parte de la administración. «Es imprescindible que la industria de alimentación y bebidas reciba un tratamiento especial en estas circunstancias tan graves y que tenga un acceso preferente al agua para poder garantizar un suministro estable y seguro de alimentos y bebidas», señala Mauricio García de Quevedo, director general de Fiab, en un comunicado divulgado por la agrupación empresarial.

Entre los productos que más están subiendo continúa el aceite de oliva, que lleva ya dos años en subida libre. Los últimos datos del Ministerio de Agricultura muestran que en la última semana, el precio en origen del aceite de oliva virgen extra es de 7,1 euros -en las tiendas el precio al consumidor es más elevado-, lo que prácticamente duplica el precio de hace un año y está un 155% por encima de la media de las cuatro campañas anteriores.

Los indicadores de la FAO -la división de las Naciones Unidas para la alimentación- señalan que los costes en origen de la mayor parte de los alimentos están descendiendo, pero los aceites vegetales son la excepción al alza, tanto por razones climáticas como geopolíticas.

El sector en España atribuye el alza de precios del aceite de oliva a la reducción de la cosecha de la pasada campaña, que fue de 663.000 toneladas, muy por debajo de la media habitual de 1,4 millones de toneladas. Para este año, las expectativas no son alentadoras: la campaña rondaría las 800.000 toneladas. Según ha indicado a EXPANSIÓN el director de la patronal AsolivaRafael Picó. Añade que no va a haber desabastecimiento, puesto que hay un stock restante de temporadas pasadas que es suficiente para atender la demanda de España. Habrá aceite, pero no espera que los precios bajen. En cambio, sí que puede afectar a las exportaciones, ya que los distribuidores pueden acabar adquiriendo en aceite en otros países, como Túnez u Grecia, que ofrecen precios más baratos en origen en este momento. De hecho, el último informe de la Comisión Europea sobre el precio del aceite, muestra con datos a 31 de julio cómo la subida ha sido más acusada en España e Italia que en Grecia.

La patata es otro de los productos habituales de la cesta de la compra cuyo precio se encuentra en niveles máximos. Este análisis de boletinagrario refleja que el coste medio en origen este año es el más elevado desde el año 2009, ya que supera los 50 céntimos de euro. La situación se viene produciendo todo el año debido al clima, y se está agravando estas últimas semanas tras la aparición de una plaga de escarabajo en Reino Unido que ya se está notando en el abastecimiento en Canarias.

Más allá del aceite y la patata, los alimentos en general se están viendo afectados por la situación climática, y se puede ver empeorada en los próximos meses. El fenómeno de El Niño, un calentamiento del agua en el Océano Pacífico que comienza en septiembre, raerá consigo meses de calor extremo en algunas zonas del sur de Asia y América Central, así como lluvias torrenciales en los Andes.

Este fenómeno suele alterar los ciclos de las cosechas y es probable que añada más tensión a la producción mundial de alimentos y a los precios, después de que las fuertes lluvias obligaran a India a prohibir las exportaciones de arroz blanco no basmati y Rusia bombardeara los almacenes de grano ucranianos. Según este artículo de Financial Times recogido por EXPANSIÓN, estos tres factores podrían disparar las expectativas de inflación de los hogares en los países más pobres, donde los alimentos suelen representar alrededor del 30% del gasto típico en bienes y servicios de consumo, el doble que en las economías desarrolladas.

Este nivel de gasto está aumentando también en España. Según la última encuesta de presupuesto familiares, el año pasado la alimentación tenía un peso del 16% en el presupuesto de los hogares, dos puntos más que en 2006.

Fuente: Expansion

 

 

noticias destacadas
agenda

Fecha: 13/03/2024

Organiza: Cámara Comercio de Castellón

Modalidad: Webinar

Busca en Pateco