La moda infantil vuelve a sufrir: la inflación se ceba con el niño

Las familias recortan su gasto en moda infantil tanto en valor como en volumen, tanto respecto a 2022 como a 2019. Las empresas que más sufren son las que tienen un posicionamiento más elevado y han tenido que subir precios.

Familias con menos dinero en el bolsillo, menos nacimientos y aumento de precios para compensar el incremento de gastos. El cóctel perfecto para que la moda infantil haya vuelto a sufrir en 2023. Las empresas del sector cierran un ejercicio a la baja o estancadas, en la mayoría de los casos, y las ventas de moda infantil en España finalizan el ejercicio con caídas tanto en valor como en volumen.

Según datos de Kantar, la moda infantil (hasta nueve años e incluyendo ropa, calzado y accesorios) finalizó el ejercicio 2023 con una caída de ventas del 5,8% en valor y del 6,1% en volumen. Frente a 2019, antes de la pandemia, la evolución es todavía más acusada: con un descenso del 18,6% en valor y del 24,4% en volumen.

El Instituto Nacional de Estadística también constata la pérdida de importancia de la moda infantil en el presupuesto de las familias. En 2022, la moda y calzado para bebés y niños suponía un 1,02% del gasto familiar. En 2023, esta cuota cayó hasta el 0,7% y la previsión para 2024 es que se reduzca hasta el 0,67%, según revelan las ponderaciones del Índice de Precios al Consumo (IPC).

El hecho de que la caída en volumen (en unidades) sea mayor que en valor significa que las familias están comprando menos ropa para niños. Según explican diferentes operadores del sector, en el último año las familias han recortado su gasto en moda infantil, presionados por un menor poder adquisitivo provocado por la inflación. “Cuando vienen mal dadas, donde se recorta es en niño -explican desde una gran cadena dedicada a la moda infantil-; en un momento boyante, en cambio, el niño crece a doble dígito”.

El segmento más afectado por el ajuste en el gasto en infantil de las familias es el de mayor precio medio, que coincide con ventas para regalo o para ocasiones especiales, y no tanto con ventas por necesidad. Así, las familias renuncian a las ocasiones especiales o desplazan su gasto a opciones de menor precio medio. El gasto medio de las familias españolas en infantil ha caído un 5,3% en 2023 frente a 2022 y un 6,6% frente a 2019.

La compañía catalana especializada en calcetería infantil Cóndor, cuyo principal canal de venta es el multimarca, que copa el 44% de las ventas, ha notado la reducción en las compras por parte de los mayoristas. “La gente quiere comprar más barato y los distribuidores han comprado menos”, explica Roser Ramos, directora general de la empresa. “Nos hemos comido margen para seguir siendo competitivos, en 2022, sobre todo, y en 2023 hemos vuelto a comerlo para no aumentar los precios”, añade.

Arancha y Mónica Algás, consejeras delegadas de Bóboli, confirman la sensibilidad al precio por parte del cliente, que ha afectado a su facturación con una ligera caída de las ventas. “La moda de niños vive un momento complicado”, señalan. Las hermanas Algás coinciden en que “el cliente de ropa infantil es muy sensible al precio”.

Tiny Cottons, que ha estancado sus ventas en 2023, en línea con lo facturado en el ejercicio anterior y por debajo de las previsiones iniciales de la compañía, debido a la reducción del consumo de moda infantil, confía en que los planes internacionales de expansión “impulsen las ventas en los próximos años”, según señala la directora general de la empresa, Bárbara Bruno.

A su vez, este tipo de empresas, con menos volumen, se han visto más afectadas por el aumento de los costes y han necesitado repercutirlos en sus precios, lo que ha redundado en menores ventas.

Según datos de Kantar, el precio medio de la moda infantil se ha elevado un 0,3% en el último ejercicio respecto a 2022. Si la comparación es con los datos previos a la pandemia, el aumento se dispara hasta el 7,6%.

A mayor incremento de precio, mayor caída de la compra media. El ticket medio en moda infantil se ha reducido un 6% en el último ejercicio en España frente a 2022 y un 13,1% en comparación con 2019.

La presión de la natalidad

Además de la coyuntura de la inflación, a la moda infantil le afecta una cuestión ya estructural como es la natalidad. En los once primeros meses de 2023, España registró la menor cifra de nacimientos de su historia.

Entre enero y noviembre de 2023, en España se registraron 294.854 nacimientos, lo que supuso 6.504 menos que en el mismo período del año anterior. Es la primera vez en la serie, que comenzó a publicarse en 1942, que el país no supera los 300.000 nacimientos en los once primeros meses de un año.

Fuente: Modaes

noticias destacadas
agenda

Fecha: 13/03/2024

Organiza: Cámara Comercio de Castellón

Modalidad: Webinar

Busca en Pateco