La presión de costes hace caer la apertura de supermercados al nivel más bajo en tres años

La presión de costes sufrida durante 2022 tuvo consecuencias en los planes de crecimiento de los operadores de la distribución alimentaria. El número de aperturas de nuevos establecimientos durante el año pasado, ya fuesen hipermercados, supermercados o autoservicios, alcanzó el nivel más bajo de los últimos tres. También retrocedieron las reformas efectuadas sobre las tiendas ya existentes, lo que confirma un frenazo en las inversiones destinadas a la renovación de la red.

Así lo muestran los datos hechos públicos por la principal patronal de los supermercados en España, Asedas, y elaborados por la consultora Retail Data. En 2022, se inauguraron un total de 825 establecimientos, casi un 23% menos que en 2021, un año que fue de especial actividad en cuanto a aperturas, dado el incremento de la demanda que provocaron los confinamientos. También fueron 130 inauguraciones menos que en 2020, aunque sí estuvieron por encima de los niveles de 2019 en 133 unidades. El sector suma tres ejercicios de importante expansión, con más de 3.400 aperturas, y también de renovación, con una transformación constante de la red para adaptar los locales a las demandas de los consumidores, con mayor presencia de productos frescos, más adaptadas al comercio online y con mayor eficiencia energética.

En este punto, la distribución ha acometido la reforma de más de 5.500 tiendas en los últimos cuatro años, el 35,4% de toda la red. De ellas, 1.260 fueron en 2022, también una caída del 27% respecto a 2021.

«Las dificultades que hemos vivido en los últimos años, con la pandemia y la actual crisis de costes, se reflejan en el mapa de aperturas de tiendas de distribución alimentaria», dice Ignacio García Magarzo, director general de Asedas. «La conclusión al término del año 2022 es que el sector mantiene un dinamismo sostenido en términos de inversión en obra pública, de inversión en eficiencia energética y de inversión en empleo, que lo consolida como una de las actividades económicas más importantes para la economía española», añade.

La presión de costes ha hecho replantear estrategias en los principales operadores. Mercadona preveía para 2022 un total de 58 aperturas en España, 12 menos que en 2021. «Antes abríamos tiendas como fuese. Ahora abrimos las que podemos», dijo su presidente, Juan Roig, en la última presentación de resultados en marzo del año pasado.

Una reflexión similar han hecho en Lidl. Su director general corporativo, Ferran Figueras, se preguntó hace unas semanas si «tiene sentido correr demasiado» en la apertura de establecimientos. La cadena alemana acabará su ejercicio fiscal el próximo 28 de febrero con 40 nuevos supermercados, misma cifra que su rival, Aldi. Ambas proyectaron 50 al inicio del mismo.

Por su parte, Carrefour sumaba 18 aperturas netas al cierre del tercer trimestre de 2022. El grupo francés proyecta seguir creciendo con su formato de proximidad, que deja en manos de franquiciados, y abrir más tiendas de su formato low-cost, Supeco.

Mientras tanto, Dia fue muy activa en su proceso de reformas, con cerca de 800 establecimientos transformados a su nuevo modelo comercial, proceso que concluirá este año, en el que también prevé abrir en torno a 100 locales. Alcampo, por su parte, sumará 235 tiendas en 2023, adquiridas a la propia Dia.
Fuente: Cinco Dias
Contenido relacionado

Fecha: 23/02/2023

Organiza: Cámara Comercio de Valencia

Modalidad: Presencial

Busca en Pateco