Los españoles gastan un 12% más en la cesta de la compra

La imparable escalada de los precios del aceite de oliva se ha convertido en un auténtico quebradero de cabeza para los consumidores españoles en los últimos meses. No hay supermercado en el que el litro baje de los 8 euros y, en apenas un año, la subida del oro amarillo supera ya el 50%, según los últimos datos oficiales del INE. Un fenómeno que ha sido clave para que el gasto de los hogares en la cesta de la compra se disparase un 12% en agosto respecto al año anterior, según un estudio elaborado por la consultora NIQ.

El problema es que en el periodo analizado, el volumen de ventas de bienes de consumo apenas creció un 2,7%. Es decir, para comprar prácticamente lo mismo, los españoles tuvieron que gastar mucho más debido a la subida de precios.

Los datos que maneja la firma apuntan, en concreto, a que el aceite de oliva incrementó su precio un 62,3% en agosto respecto al año anterior, mientras que la gama virgen extra se encareció más de un 60%. Por su parte, el aceite de girasol -que sí ha logrado incrementar su volumen de ventas frente a las caídas del virgen extra- se abarató un 39,9%.

El complejo entorno derivado de una negativa temporada de cosechas no solo ha afectado a los consumidores. Las marcas de fabricantes también se han visto afectadas, como ha puesto de manifiesto esta semana Deoleo, el fabricante de marcas como Carbonell, Koipe y Hojiblanca. La compañía perdió 9,7 millones de euros en el primer semestre, con una caída de casi el 22% en sus ventas respecto a 2022, en un momento en el que el alza de precios ha provocado que muchos consumidores apuesten por las marcas blancas en busca de productos más asequibles.

Estas previsiones provocaron que el lunes la compañía se desplomase un 5% en Bolsa. Caída que el martes se amplió otro 3%.

Desde la compañía anticipan, de hecho, nuevas caídas en la producción y, por tanto, nuevas alzas de precios. Pero no solo el aceite ha impactado en los presupuestos familiares. El estudio de NIQ también refleja un notable encarecimiento del azúcar, las verduras congeladas y el arroz, que fueron un 22% más caras en el octavo mes del año. Los alimentos infantiles se encarecieron casi un 20%, igual que la parafarmacia de gran consumo. Y a doble dígito también suben otros productos del día a día como el queso o los cereales.

El estudio refleja de hecho que la alimentación es la categoría analizada que mayor desembolso ha supuesto para los españoles en el periodo analizado, con un encarecimiento total del 9,3%, frente al 7,4% que subieron los precios de las bebidas o el 7,3% de droguería y perfumería.

Si se tienen en cuenta los últimos datos oficiales del Instituto Nacional de Estadística (INE), hasta 46 productos de todos los registrados para calcular la inflación han egistrado subidas de más del 10% en los últimos 12 meses. Solo la luz (por el efecto base y medidas como el tope al gas aprobado por el Gobierno) o el transporte público (ahora bonificado) registran caídas respecto al año anterior.

Fuente: Las Provincias

noticias destacadas
agenda

Fecha: 14/05/2024

Organiza: Cámara Comercio de Castellón

Modalidad: Presencial

Busca en Pateco