Los pagos con tarjeta en comercio físico se disparan un 20% frente a antes de la Covid, según BBVA y CaixaBank

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Ya sea por la pandemia o no, los pagos con tarjeta siguen creciendo a pasos agigantados mientras va decayendo el uso del efectivo. Así lo constatan los servicios de estudios de BBVA y de CaixaBank, de cuyos análisis se desprende que el uso de la tarjeta en comercios físicos se dispara ya más de un 20% respecto a 2019, es decir, antes de la llegada de la Covid-19.

La pandemia ha impulsado el uso de las tarjetas como método de pago frente al efectivo por varias razones, pero principalmente por el rechazo de muchos ciudadanos a tocar las monedas y los billetes que llegó con las restricciones sanitarias, así como por la propia evolución de la tendencia de los ciudadanos hacia el menor uso del efectivo. También por el confinamiento, aunque esta circunstancia impulsó los pagos con tarjeta en el comercio electrónico y no en el presencial, por razones obvias.

Es por eso que resulta relevante la evolución de los pagos con tarjeta en las compras presenciales, que ya son mayores a los que se registraban antes de la pandemia. Concretamente, de acuerdo con los datos de CaixaBank Research, al cierre del tercer trimestre estaban un 24% por encima de los de las mismas fechas de hace dos años.

Primera necesidad y ocio

La mejora es especialmente intensa en el caso de los bienes de primera necesidad (38%) y del ocio y la restauración (43%), mientras que cae únicamente en transportes (-14%). Tomando como referencia solo la última semana de septiembre (y primera de octubre), la tendencia se acelera.

En el caso de BBVA Research, se desvela que las transacciones presenciales con tarjeta aceleraron un 26% en septiembre frente al mismo mes de 2019. En el caso de los plásticos emitidos por la entidad, hubo crecimiento respecto a hace dos años en todos los segmentos, salvo en el de belleza.

Por provincias, se registraron crecimientos superiores al 40% en el gasto con tarjeta en comercios presenciales en Segovia, Ávila, Cádiz, Teruel, Badajoz y Orense. El impulso fue desigual entre regiones, pues en Navarra, Vizcaya, Guipúzcoa, La Rioja, Madrid y Barcelona no alcanzaron el 15%. Solamente Álava se quedó por debajo de los datos de 2019, según BBVA Research.

En el caso del e-commerce, el uso de las tarjetas se aceleró un 30% en el tercer trimestre frente a dos años antes (dato de CaixaBank Research), mucho más que en los meses anteriores, y un 72% en septiembre (BBVA Research), si bien en este último caso se percibe un estancamiento.

Más tarjeta, menos efectivo

Este avance del uso de la tarjeta va acompañado de una desaceleración de las retiradas de efectivo. En el caso de los datos del tercer trimestre (CaixaBank Research), caen un 11% frente a hace dos años, aunque es cierto que supone un descenso inferior al de los trimestres anteriores. Tomando solamente septiembre (BBVA Research) como referencia, los reintegros ganaron empuje y se sitúan solamente un 1% por debajo de dos años antes.

Los datos agregados del sistema, que recoge el Banco de España, reflejan que en la primera mitad de 2021 se han realizado 308.702 operaciones de retirada de efectivo y se han sacado de los cajeros unos 52.000 millones de euros, por lo que, de continuar este ritmo, no parece que se vaya a volver a los niveles de 2019.

No en vano, hace dos años los españoles sacaron dinero de los cajeros en 908.590 operaciones, a través de las que retiraron 125.188 millones de euros. Mucho más del doble que en el primer semestre de 2021 en ambos casos.

Fuente: El Español

 

Busca en Pateco