¿Qué retos amenazan los resultados del comercio minorista esta temporada navideña?

El exceso de existencias, la subida de los tipos de interés, los elevados gastos de envío y el exceso de devoluciones en el nuevo año son los principales retos que amenazan los resultados de los comercios minoristas durante esta temporada navideña, según la consultora estratégica Bain & Company.

“Las presiones sobre la cadena de suministro han disminuido desde la pasada campaña navideña”, explica Bain & Company que asegura que, según su análisis, el estrés en la cadena de suministro, que alcanzó un máximo de 4,3 durante las vacaciones del año pasado, ha descendido a 1,2 en noviembre de este año, aunque aún muy por encima de su media a largo plazo de 0. Pero a pesar de esta mejora, los comercios minoristas se enfrentan a un nuevo obstáculo esta temporada: un exceso de inventario, estimado en 66.000 millones de dólares.

A ello se le suma la ralentización del crecimiento de las ventas. En noviembre, el crecimiento nominal de las ventas de las categorías minoristas definidas por esta consultora se vio afectado por una desaceleración de hasta el 4,8% interanual, frente al 5,8% de octubre. Esto podría deberse al enfriamiento de la inflación, que ha estado afectando a las ventas nominales. Según el Índice de Salud del Consumidor de Bain & Company, la confianza de los consumidores y su intención de gastar disminuyeron en diciembre. Sin embargo, la confianza y la intención de gastar de los hogares de renta alta, que representan alrededor del 50% del gasto de los consumidores, aumentaron, lo que podría ser un punto positivo para las ventas de diciembre.

Por otro lado, a medida que los comercios minoristas y las marcas planifican la avalancha de entregas de regalos urgentes, también deben hacer frente al aumento de los costes de envío por FedEx, UPS y Amazon. Los minoristas también prevén un aumento de las devoluciones en estas fiestas, lo que aumentará la complejidad de la logística inversa.

Además, a raíz de los problemas de inventario de la temporada pasada, la mayoría de los minoristas pidieron un excedente a principios de año, intentando prever lo que estaría en las listas de compras navideñas de este año. Sin embargo, sus planes se vieron frustrados por los retrasos en las entregas. Al final, los productos del año pasado llegaron demasiado tarde para venderse y, cuando por fin llegaron los grandes pedidos de reserva de este año, la demanda de los consumidores empezó a ralentizarse debido a la subida de la inflación y de los tipos de interés.

Así pues, los niveles de existencias se han disparado. A principios de otoño, los minoristas estadounidenses tenían un inventario adicional estimado en 66.000 millones de dólares, o un aumento del 21% respecto a los niveles prepandémicos de 2019, (311.270 millones de dólares entre septiembre y octubre de 2019). Eso es alrededor del 26% más que en la temporada navideña de 2019 (298.770 millones de dólares durante los meses de noviembre y diciembre de ese año) y alrededor del 18% del inventario total actual en todas las categorías (377.750 millones de dólares en octubre de 2022). Como resultado, algunos minoristas están luchando para manejar el exceso de inventario en sus tiendas y almacenes, y otros están llenos de mercancía que los clientes ahora no quieren. “Todo ello está provocando que los comercios minoristas ya se están resintiendo”, asegura la consultora.

El aumento de los tipos de interés también significa que los errores de previsión de la demanda tienen un coste superior. Los tipos de interés de la deuda corporativa a corto plazo con grado de inversión subieron alrededor de 300 puntos básicos entre noviembre de 2021 y noviembre de 2022, lo que implica que un exceso de inventario de 66.000 millones de dólares está costando a los minoristas 2.000 millones de dólares. Para ponerlo en perspectiva, eso es más del 20% de los 9.120 millones de dólares estimados este año en ventas en línea del Black Friday.

Muchos comercios minoristas se están moviendo con rapidez para deshacerse del inventario, mitigar el aumento de los gastos de envío y evitar devoluciones exorbitantes en las últimas semanas de la temporada, y los principales irán un paso más allá, introduciendo cambios estructurales en la cadena de suministro que les ayuden a evitar futuras crisis”, concluye Bain & Company.

Fuente: Financial Food.es

Contenido relacionado

Fecha: 23/02/2023

Organiza: Cámara Comercio de Valencia

Modalidad: Presencial

Busca en Pateco