Uno de cada cinco españoles se apunta a las compras de segunda mano

Hacienda advierte que, en algunos casos, es necesario incluir la venta de objetos en la declaración de la renta

Nuestra forma de consumir ha cambiado mucho en las últimas décadas. En los armarios de nuestros abuelos lo habitual era encontrar poca ropa pero duradera, todo lo contrario a lo que vemos ahora. Las modas cambian mucho más rápido, cada temporada los escaparates de las tiendas cambian decenas de veces y nosotros nos vemos abocados a renovar el armario cada poco tiempo. Pero la forma de hacerlo está cambiando poco a poco, porque cada vez más gente, sobre todo gente joven, se apunta a las compras de segunda mano.
Uno de cada cinco españoles dice que en los próximos cinco años gastará más dinero en productos de segunda mano que en nuevos. Los datos se extraen de un estudio que publica Wallapop con Ipsos y que muestra que los más jóvenes, los de entre 16 y 23 años, son los que más siguen esta moda. Es lógico, porque el consumo de segunda mano está muy ligado a la tecnología, a aplicaciones de compra-venta de segunda mano a las que cualquiera puede acceder fácilmente desde su móvil.
Nuria tiene 27 años, es millennial, que es el segundo grupo generacional que más recurre al mercado de segunda mano, después de la generación Z, y en los últimos años ha renovado su armario gracias a una aplicación. «La mayoría de cosas que compro están nuevas, incluso con etiqueta, o con muy poco uso. De segunda mano es como lo llaman, pero mucha gente vende cosas sin estrenar», explica Nuria. Varias razones la han llevado a optar por este tipo de compras: «Tanto por presupuesto como por una cuestión de sostenibilidad». Nuria añade otra ventaja, «así me puedo permitir comprar ropa de marcas buenas, que es algo que valoro, ropa que tenga calidad y que dure bastante tiempo».
Declarar las compras de segunda mano en Hacienda
Además de ropa, las aplicaciones de compra-venta de segunda mano permiten adquirir y vender muebles, libros, bicicletas, electrodomésticos, aparatos tecnológicos o un coche. Pero Hacienda ha lanzado una advertencia en los últimos meses: es importante tener en cuenta este tipo de operaciones al hacer la declaración de la renta.
Carlos Cruzado, presidente del Sindicato de Técnicos de Hacienda (GESTHA), explica que hay que declarar una venta cuando se obtiene una ganancia, cuando se vende algo por un precio superior al de compra. «Esto no es usual, otra cosa es cuando hablamos de objetos preciosos o de coleccionismo. En ese caso, hay que incluirlo en el impuesto sobre la renta como una ganancia patrimonial», subraya Cruzado. El presidente de GESTHA reconoce que en la mayoría de casos, al tratarse de operaciones de muy bajo coste, los ciudadanos tampoco reparan en que es necesario pagar el impuesto de transmisiones patrimoniales. «En principio, si no lo pagas no pasa nada, porque la mayoría de Comunidades Autónomas no están en esta cuestión, aunque sería bueno establecer un mínimo como ha hecho Madrid, que mantiene una bonificación del 100% siempre que las compras no superen los 500 euros», añade Cruzado.

Fuente: Cadena SER

Busca en Pateco